Aceite esencial de lavanda. Beneficios, propiedades y dónde comprarlo.

Aceite esencial de lavanda. Beneficios, propiedades y dónde comprarlo.

A la hora de elegir qué aceite esencial puede resultarte más beneficioso se abre un enorme mundo de posibilidades. Todos los aceites esenciales y naturales te aportarán múltiples ventajas adaptadas a cada necesidad. Sin embargo, si eres primerizo en el universo de los aceites, hay uno que es el ideal para empezar; el aceite esencial de lavanda.

El aceite esencial de lavanda, gracias a sus diversas propiedades y beneficios es un imprescindible total que rápidamente pasará a formar parte de tu día a día. Advertencia: cuando lo pruebes no te podrás desprender de él. ¡Avisada quedas!

¿Qué es el aceite esencial de lavanda?

Si hubiera un rey en el mundo de los aceites esenciales, este sin duda sería el de lavanda. Debido a sus casi infinitas propiedades, beneficios y aplicaciones es el primero al que se puede recurrir en caso de dudas. No debe faltar nunca en el hogar: es el más conocido en todo el mundo y se ha ganado su fama a pulso.

Su obtención se produce a través de la destilación por vapor de la lavanda, un arbusto procedente de países mediterráneos que se caracteriza por presentar tupidas ramas espigadas colmadas de pequeñas flores de color morado. La utilización de lavanda con fines medicinales viene de lejos, de muy lejos.

Las más antiguas civilizaciones ya empleaban esta planta a través de distintos procedimientos, aprovechando sus muchas propiedades terapéuticas y medicinales. Además, el agradable y embriagador aroma que desprenden sus flores hacen de la lavanda una planta muy apreciada para la elaboración de perfumes y aguas de colonia. 

Propiedades del aceite esencial de lavanda para la piel

Propiedades del aceite esencial de lavanda para la piel

Hablar del aceite esencial de lavanda es hacerlo de un todoterreno. Resulta de lo más útil para hacer frente a infinidad de situaciones. Debido a sus propiedades antisépticas es el aliado perfecto para plantar cara a virus y bacterias y, por lo tanto, a infecciones de todo tipo. Al poseer también propiedades analgésicas es ideal para mitigar el dolor y la inflamación en afecciones dermatológicas, musculares o contusiones. ¡Menudo combo!

Además, a través del linalool, que es uno de sus principales activos, tiene la capacidad de higienizar y regenerar la piel de forma espectacular, siendo un cicatrizante ideal para todo tipo de heridas y quemaduras. Esta propiedad, también lo convierte en una herramienta ideal para hacer frente al acné y a la dermatitis.

¿Te parecen pocas propiedades? Pues aún hay más. El aceite de lavanda también es súper útil como calmante natural: facilita el sueño, relaja los músculos y es excelente para hacer frente a estados de ansiedad y estrés. Casi nada.

Cómo usar el aceite esencial de lavanda

Al empezar a utilizar aceite esencial de lavanda conseguirás apreciar sus resultados a los pocos días. Aplica siempre una pequeña cantidad directamente a la zona a tratar, extendiéndola con la yema de los dedos hasta dejar la zona completamente cubierta. Prosigue realizando un pequeño masaje y así favorecerás su penetración.

Para conseguir un mayor efecto, es aconsejable aplicarse aceite esencial de lavanda dos veces al día, por la mañana y por la noche, durante el tiempo necesario hasta conseguir que se iguale toda la piel.

Un consejo, es importante no exponerse al sol después de su aplicación. De este modo conseguirás mayores beneficios y no perjudicarás el tratamiento.

Otra ventaja más que te llevas con este aceite: su uso antes de ir a dormir te permitirá conciliar mejor el sueño. ¿Cómo te quedas?

Contraindicaciones del aceite esencial de lavanda

En general, el aceite esencial de lavanda es de los que menos contraindicaciones presenta y de los que menos peligrosidad entraña su uso. Se caracteriza por una gran versatilidad y seguridad en su uso, por lo que es el terreno menos peligroso sobre el que podremos andar.

Solamente en caso de superar la cantidad recomendada (ojo, estamos hablando de muuuucha cantidad) la lavanda puede tener efectos tóxicos y nocivos. Por ejemplo, aumento del ritmo cardíaco, náuseas, dolores de cabeza y vómitos. Tampoco es recomendable su uso durante el embarazo y la lactancia ni su aplicación en niños de corta edad.

Un aceite esencial para todo. Un aceite esencial para ti

Un aceite esencial para todo. Un aceite esencial para ti

Llegados a este punto nos reiteramos: el aceite esencial de lavanda es sin duda un aceite TOTAL. Nunca falla, cambiará tu día a día, es un excelente compañero  de viaje y te resultará de lo más útil para hacer frente a casi cualquier situación dermatológica. Es por esto que en Oleotherapy te lo ofrecemos en nuestro Aceite Regenerante con rosa mosqueta y lavanda Nº5. Un imprescindible del que nunca querrás desprenderte.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies