Esclerodermia: qué es, síntomas y tratamiento

Esclerodermia: qué es, síntomas y tratamiento

El 29 de junio se celebra el Día Europeo de la Esclerodermia, y es por ello que vamos a dedicar esta entrada a definir qué es, sus síntomas y tratamiento, así como algunos consejos prácticos.

Qué es la esclerodermia

Esclerodermia significa “piel dura” y se trata de una enfermedad basada en el crecimiento anómalo del tejido conectivo, aquel que hace de relleno entre tejidos y órganos, y que sostiene todo nuestro cuerpo. Esta enfermedad endurece el tejido y lo ensancha.

Existen diferentes tipos de esclerodermia. Por un lado, la esclerodermia localizada, que es la que afecta únicamente a la piel, y, por otro lado, la esclerodermia sistémica que afecta, además de la dermis, a la circulación, los vasos sanguíneos y los órganos internos.   

Síntomas de la esclerodermia

Este endurecimiento del tejido suele ir asociado al dolor y malestar de músculos y articulaciones, además de la piel, como consecuencia de la tirantez que esta sufre al estirarse. Estos síntomas, se aprecian, principalmente en los dedos de nuestras extremidades.

Emparejada a la esclerodermia sistémica, debido al estrechamiento de los vasos sanguíneos, suele aparecer el denominado “Fenómeno de Reynoud”, que afecta a los dedos de las manos, especialmente. También pueden manifestarse otros síntomas, como la inflamación del aparato digestivo o el exceso de calcio depositado en nuestros huesos.

Como la esclerodermia localizada solo afecta a la piel el pronóstico es más favorecedor y, además de la hinchazón y malestar por el endurecimiento cutáneo, pueden surgir manchas rojas en nuestras manos y en la cara.

Tratamiento de la esclerodermia

Cabe decir que, al igual que no se conocen las causas de esta enfermedad, tampoco existe una cura para la esclerodermia, pero sí distintos tratamientos y prácticas, dependiendo del tipo de esclerodermia y del grado, que permiten controlar los síntomas y reducir las complicaciones.

Pese a no descubrir las causas que llevan a padecer la enfermedad, diferentes estudios indican que, del mismo modo que la mayoría de enfermedades autoinmunes, es más común entre mujeres que entre hombres.

En el caso de la esclerodermia localizada y sus manifestaciones cutáneas, como endurecimiento de la piel, las manchas o cambios de pigmentación, los aceites terapéuticos consiguen aliviar, calmar y relajar las zonas afectadas.

Algunos tratamientos farmacológicos, además de antibióticos, utilizan vasodilatadores que consiguen reducir las molestias y ayudar a la circulación de los vasos sanguíneos. Para este último caso, el aceite Nº4 de Oleotherapy se convierte en un complemento perfecto a tu tratamiento, gracias a la composición de sus aceites que le confieren unas propiedades relajantes, estimulantes y calmantes.  

Aceite Nº4 para aliviar algunos síntomas de la esclerodermia

El aceite vegetal de arnica es un activo rubefaciente que produce un aumento de calor en la zona donde se aplica, activando la microcirculación cutánea y produciendo un alivio en la zona. Su combinación con aceites esenciales potencia las actividades de estos.

El aceite esencial de espliego macho tiene un alto contenido en moléculas como el cineol, linalol o alcanfor que le confieren propiedades excelentes como calmante y tonificante.

El aceite vegetal de albaricoque es muy penetrante, y entre las características que lo hacen excelente para el tratamiento de la piel está el que no deja residuo graso o brillante sobre la epidermis. Es muy rico en ácidos grasos omega 6 y en vitamina A, lo que le aporta propiedades muy nutritivas y antioxidantes. Es un aceite nutritivo, hidratante, suavizante y calmante además de tonificante y revitalizante de la piel. Como vehículo en este preparado tiene la propiedad de ayudar en la penetración hacia la dermis del resto de los componentes facilitando su acción

El aceite esencial de romero, tipo alcanfor, tiene propiedades muy calmantes. Su combinación con el resto de los componentes de este producto potencia esta actividad.

El aceite esencial de gaulteria tiene como componente principal el salicilato de metilo, que le confiere una gran actividad calmante y es estimulante, proporcionando una ligera sensación de calor en la zona en que se haya aplicado.

Algunos prácticos consejos frente a la esclerodermia

A modo de resumen, destacamos estos pequeños consejos, más como recordatorio, para las personas que padecen dicha enfermedad.   

Extremar el cuidado de tu piel

Mantener nuestra piel hidratada y protegida es fundamental en cualquier situación. Si padeces esclerodermia cuidar tu piel es aún más relevante por lo que, además de hidratarla, protégela de los rayos solares evitando, así, la hiperpigmentación.

Intentar reducir los niveles de estrés

Una enfermedad autoinmune, al igual que cualquier otra complicación crónica, suele generar estrés, como es lógico. Por ello, es beneficioso emplear técnicas que nos ayuden a respirar y relajarnos para llevar mejor cualquier tipo de situación.

Ser precavidos con las temperaturas extremas

Así como debemos proteger nuestra dermis del sol, también debemos hacerlo de las bajas temperaturas. Intenta conservar una temperatura constante en tu hogar y ser precavido fuera. Mantén abrigadas tus extremidades y el rostro para reducir posibles molestias o hinchazón en los dedos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies