¿Me pongo una crema o un aceite?

¿Alguna vez os habéis hecho esta pregunta? A mí me la han hecho mis clientes cientos de veces. ¿Me pongo una crema o un aceite? Pues hoy quiero daros unas cuantas razones para explicar que no es excluyente una cosa de la otra, y porqué en muchas ocasiones, el aceite es la mejor elección.

Las características de los aceites

Sabemos que un aceite es una grasa, eso está claro. Pero la cosa consiste en qué tipo de grasa es. Un buen aceite para la piel ha de ser vegetal, los aceites animales ni los tengo en cuenta, no los usamos, y en cuanto a los minerales, vamos a decir una cosa. El aceite mineral por excelencia es la parafina, también llamada vaselina. Es un derivado del petróleo. La piel no lo absorbe, solo crea una película sobre la piel que la tapa y retiene todo, desde el agua hasta los productos de deshecho que la piel debe expulsar. Puedo decirlo más alto, pero no más claro.

Los aceites vegetales puros, de calidad, obtenidos por primera presión en frío, que son los únicos que utilizamos en Oleotherapy, se absorben completamente. Al 100%. No dejan ningún residuo graso en ninguna parte, tampoco en la cara, que suele ser la zona que más preocupa. Y esto es así hasta el punto de que la piel grasa puede usarlos sin tener que preocuparse de la obstrucción que sí producen los aceites minerales. Los vegetales no producen granos si se usan aceites de buena calidad

Los esenciales

Cuando hablamos de aceites esenciales, estamos hablando de sustancias procedentes de las plantas que tienen una gran cantidad de principios activos, muchos de ellos de alto valor terapeútico, y que las plantas sintetizan para su propio uso, pero como siempre, nosotros aprovechamos estas actividades en nuestro beneficio. Desde una acción desinfectante en algunos, hasta por ejemplo actividad antiinflamatoria, tónica, regenerante, cicatrizante,….

La cuestión es que podemos elegir los aceites esenciales que necesitemos y mezclarlos con los aceites portadores, vegetales, que nos parezcan adecuados. Así, lo que conseguimos es una composición que será más o menos activa dependiendo de la concentración de cada aceite que pongamos en una fórmula. Si la concentración es alta, que es lo que hacemos en Oleotherapy, la eficacia del aceite es muy grande y su actuación muy rápida. Enseguida vemos los efectos.

¿Crema o aceite?

¿Me pongo una crema o un aceite?

Para mí la gran ventaja es que los aceites se pueden formular casi siempre con altas concentraciones. Eso es algo que en muchas cremas no puede hacerse, por eso pienso que los aceites son más efectivos si están bien formulados. Pero eso no quita valor a las cremas. Como siempre, cuando una crema es de calidad funciona y lo hace bien. En Oleotherapy muchas veces aconsejamos el uso conjunto de ambas formulaciones, ya que un par de gotas de un aceite añadidos a una buena crema, enriquecerá esta y hará que sea más activa y eficaz. Y si además la crema es 100% natural, mucho mejor.

Por concluir, creo que cuando se trata del cuidado de la piel debemos conseguir que los productos que usemos sumen entre ellos, que colaboren en sus diferentes acciones. Esto redunda en beneficios para nuestra dermis. Las cremas y los aceites lo hacen. Colaboran. Aunque eso sí, como siempre aconsejo, utilicemos productos de calidad contrastada. Es lo más importante.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies